montaje - de continuidad - GRÁFICA

EMPAREJAMIENTO POR SEMEJANZA EN ACCIÓN

 

El año pasado en Marienbad

En el montaje de los dos planos de este extracto de El año pasado en Marienbad (1961) de Alain Resnais, hay una transición suave en el paso del primer plano al siguiente si tomamos en cuenta la prevalente relación gráfica que los une por encima de la contradictoria relación con el espacio y el tiempo.

La continuidad gráfica radica principalmente en la posición y acción de la figura femenina. Ésta empieza a girarse al final del primer plano y continúa el giro en el comienzo del siguiente, sin salto alguno. Sin embargo, el escenario ha cambiado; es distinto. Si la preponderancia recayese en la relación con el espacio y el tiempo habría discontinuidad y ese salto originaría una transición discontinua. Si esto no es así, es debido a la prevalencia del emparejamiento gráfico de la acción. Es más. La contraposición de la suave transición gráfica en el giro de la mujer con el salto en el espacio y el tiempo así como el leve cambio de iluminación y distancia de la cámara de uno a otro plano, apunta a algo que es recurrente en todo el film: un acervo de situaciones mentales que pueden estar siguiendo dictámenes especiales. A saber. Todos los personajes, según su memoria, creen recordar hechos que puede que no hayan sido así o que su memoria falle o los altere, máxime cuando ésta puede estar mediatizada por dictámenes del deseo, ansiedades o miedo que les lleven a reinventar realidades que pueden haber no sido tales.

    Este prevalente montaje de continuidad gráfica apela, así como la discontinuidad espacio temporal, al falible punto de vista narrativo que estructura consistentemente todo el film.