montaje - de continuidad - GRÁFICA

POR SUPERPOSICIÓN

 

Psicosis

Ya cerca del final de Psicosis (1960) de Alfred Hitchcock hay un fugaz plano compuesto de tres imágenes superpuestas en fundido encadenado que puede ser también considerado como montaje de continuidad.

Una es la del torso de Norman mirando socarronamente a la cámara, otra la de la calavera de su madre, coincidente con la de su demente vástago que asume en vida la personalidad de la difunta al coincidir ésta con su cara y una tercera del coche de Marion saliendo de una ciénaga tirado por una cadena en cuyo maletero suponemos que se encuentra la víctima o chivo expiatorio.

Esta subliminal superposición también evoca simbólicamente que Norman forma parte de la trinidad demoniaca de la ironía