montaje - discontinuo

salto de eje de 360º

 

Principios de verano

En esta escena extractada de Principios de verano (1951) de Yasujiro Ozu, al igual que en muchos otros de sus films, el montaje de planos no se atiene a la regla clásica de los 180º grados y el mantenimiento de la cámara en ese eje de acción sino que con toda la libertad la sitúa en cualquier punto de los 360º de la hipotética circunferencia. En lugar de atenerse al eje de acción que dicta la cámara una vez emplazada dentro del hemisferio elegido, por diversos motivos la cámara es situada en cualquier punto de los 360º de la circunferencia. En este extracto quizás esto se deba, además, a que el personaje del padre va a mirar a su izquierda en el plano siguiente. De cualquier forma no se produce confusión narrativa alguna con el salto del eje de acción. El contexto mantiene comprensible la acción.

1

2

3