SONIDO

TRANSICIONES

 

39 escalones

En 39 escalones (1935) de Alfred Hitchcock, los distintos cortes directos de transición en el desarrollo de la historia no sólo son bruscos y audaces en el dramatismo visual sino también en el auditivo; la transición de la cara de la portera gesticulando un grito inaudible al encontrarse con el cadáver de la mujer desconocida en el piso está ahogado por el chirriante silbido de la locomotora saliendo del túnel.

León, el profesional

En León, el profesional (1994) de Luc Besson se omite el sonido real en la escena en que el corrupto detective interpretado por Gary Oldman asesina por la espalda al fugitivo (Jean Reno) cuando este se encuentra a unos pasos de la salida del edificio que le pondrá en libertad. Tan sólo se escucha la música de fondo y unos leves sonidos que no se sabe muy a qué pertenecen. También se omite la llamarada del disparo del arma. La ausencia de sonido quizás se deba a que el herido subjetivamente no oiga nada. En su lugar, tenemos un plano subjetivo de la salida desde el punto de vista del fugitivo, en el momento de desplomarse con una breve pero angustiante cámara lenta tras el inaudito disparo.